domingo, 14 de junio de 2009

Sólo con mirarte, sólo con oírte y saber que existes siento tantas cosas que no sé ni lo que siento. Me haces saltar, gritar, llorar, reír, vibrar, enfadarme, sentir que todo tiene sentido. Pero realmente, ¿quién eres?. Fácil. Eres todo lo que quiero y no puedo tener, ya que no tendría sentido mi locura si puediera tenerte, ni siquiera te conozco ni he cruzado una sola palabra contigo y sé, o creo saber, que te quiero. Siento que me rompo al sentirte tan lejos, pero vienes a recoger mis pedazos y me haces sentirme completa de nuevo. Lo haces sin saberlo. Es más, ni siquiera lo haces. Soy yo misma la que se empeña en reconstruirse en base a ti, tus palabras y tus actos. Lo que para mí representas. Soy una kamikaze y lo peor es que lo sé y admito vivir así. Es de locos pero ni yo misma lo entiendo. Quizá me compense, sólo por soñar que un día estaremos juntos, sólo por sonreír con ver tu imagen en una página web o escuchar a alguien nombrarte, dormir pensando en tu sonrisa y despertar escuchando tu voz en mi despertador. No sé si te quiero a ti o a la imagen que he creado pero ni siquiera me importa, eres un capricho y te irás tan pronto como llegaste. Pero hasta entonces seguiré teniéndote en un jodido pedestal, con ilusiones y desilusiones provcadas por alguien que ni siquiera sabe que existo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario